5/10/2017

DIALOGO Y CONCERTACION SOCIAL PARA LA ELABORACION DE UNAS PROPUESTAS DE DESARROLLO ALTERNATIVO Y DEFINICIÓN DE FECHA DE REALIZACIÓN DEL PARO CÍVICO EN LA GUAJIRA.




DIALOGO Y CONCERTACION SOCIAL PARA LA ELABORACION DE UNAS PROPUESTAS DE DESARROLLO ALTERNATIVO  Y DEFINICIÓN DE FECHA DE REALIZACIÓN DEL PARO CÍVICO EN LA GUAJIRA..
La Guajira está inmersa en una profunda crisis de su historia, como consecuencia de la aplicación del modelo extractivista de los recursos naturales no renovables en el desarrollo económico y social del departamento por lo que consideramos  que se requiere con urgencia adelantar un debate profundo, serio, amplio e informado que abarque lo económico, ambiental, social, cultural y político.
El departamento es una de las zonas del país con mayores recursos minero energéticos al poseer 3.720 millones de toneladas de carbón, que representan el 56,6% de las reservas nacionales; su cuenca gasífera equivale al 35% de las reservas nacionales; produce 560 MW de energía eléctrica; además tiene un potencial para generación de energía eólica de 21.000 MW, el doble de las necesidades nacionales, tiene las mayores potencialidades del país para producir energía solar y  tiene  la mina de sal marina más grande de Colombia.
Pero, la explotación de estos recursos  ha ejercido un efecto muy marginal en el crecimiento de la economía departamental porque es una actividad con alta composición de capital y baja capacidad de generación de empleo y  escasa inversión en actividades colaterales en los municipios; de igual manera, por los profundo e irreversibles pasivos ambientales; los pésimos indicadores sociales y la vulnerabilidad fiscal del departamento y los municipios indican a las claras que los guajiros y colombianos en general, no se han beneficiado en proporción directa a las riquezas generadas por el gas y el carbón.
El Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira, viene adelantando un proceso de dialogo, reflexión, unidad, articulación y concertación entre los diferentes actores sociales  a través de las organizaciones de las comunidades étnicas, comunidades desplazadas por la gran minería; transportadores, sindicatos y centrales obreras, comerciantes, usuarios de los servicios públicos domiciliarios  y de la salud, Juntas de Acción Comunal, Ediles, religiosas, estudiantes, campesinos, ganaderos, pescadores, empresarios, usuarios de distritos de riego, partidos políticos, diputados, concejales, alcaldes Cámara de Comercio, Personeros, parlamentarios y pueblo guajiro en general y cuyo propósito central  está en la  definición de unas propuestas de desarrollo alternativo al extractivismo con metas de corto, mediano y largo plazo que ataquen de manera estructural los graves problemas sociales, económicos y culturales que padece el departamento y exigirle al gobierno Santos el respeto de nuestro derecho a participar en las decisiones sobre los megaproyectos mineros, hidrocarburiferos y energías alternativas en sus territorios.
De igual manera, se debe construir una visión de futuro que nos lleve hacia la definición de un marco teórico para la formulación de una nueva política minera basada en los principios de ecología, sustentabilidad, nueva contabilidad macroeconómica, sobre la base del interés general  y subordinada a los derechos fundamentales de los colombianos.
Los elementos estructurales sobre los que debe girar el debate deben ser el análisis del estado actual de la deficitaria oferta hídrica; los irreversibles impactos ambientales; las condiciones laborales y sindicales de los trabajadores;  los impactos sobre el territorio, la cultura que el extractivismo ha dejado en las comunidades indígenas y afros asentadas en los municipios mineros así como las condiciones de los reasentamientos y el cambio en su modo de vida
En ese marco de dialogo, unidad y organización realizaremos los días 21 y 22 de junio, en Riohacha, el Gran Foro Internacional: LA GUAJIRA Y LA SIERRA NEVADA ENTRE EL EXTRACTIVISMO Y LOS RECURSOS HIDRICOS, donde se busca que los gobiernos nacional, departamentales, municipales; las multinacionales; las corporaciones regionales; académicos; los mamos de la sierra nevada; autoridades tradicionales, cabildos gobernadores y organizaciones wayuu; las comunidades locales; los partidos y dirigentes políticos; organizaciones sindicales, ambientalistas, pescadores, transportadores, comerciantes, concejales, diputados y otros  actores interesados debatan sobre los impactos que el modelo extractivista ha producido en La Sierra Nevada de Santa Marta  y La Guajira en los ámbitos a ambiental, social, económico y político. De igual, manera, en el marco del foro se debe definir un pliego petitorio para ser discutido con el gobierno Nacional y las multinacionales y los mismo que la definicion de una fecha para la realización del Paro Cívico por la Dignidad y el Respeto del pueblo guajiro.
Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira.

Riohacha, 10 de mayo del 2017.

5/08/2017

Creado Comité por la Defensa de la Eco-Región del Magdalena, en el Primer Encuentro Departamental por la defensa de la Sierra Nevada de Santa Marta



COMUNICADO DE PRENSA
Creado Comité por la Defensa de la Eco-Región del Magdalena, en el Primer Encuentro Departamental por la defensa de la Sierra Nevada de Santa Marta
Un significativo grupo de ciudadanos residentes en Santa Marta y poblaciones aledañas, entre los que se encontraban dirigentes sindicales y sociales, profesionales, investigadores, ambientalistas y estudiantes universitarios, se reunió el pasado viernes 5 de mayo en la sede del Grupo de Investigación sobre las oralidades -Oraloteca- de la Universidad del Magdalena, para realizar un primer acercamiento a la problemática que afronta la Sierra Nevada de Santa Marta como consecuencia de la aplicación del modelo extractivista minero-energético en esta zona bajo el auspicio de la política económica del gobierno de Juan Manuel Santos.
Luego de una muy bien documentada exposición que realizó el profesor Felipe Rodríguez, presidente del Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira, acerca de la importancia estratégica de la Sierra y la problemática que afronta en el terreno económico, social, cultural y ambiental, los asistentes hicieron nuevos aportes al análisis de esta problemática, que abarca desde la destrucción de los acuíferos que suministran el agua para la vida de los habitantes del Cesar, La Guajira y el Magdalena, hasta el deterioro creciente de la Ciénaga Grande Santa Marta, pasando por los daños irreparables a los territorios ancestrales de las cuatro etnias indígenas que habitan en la Sierra, el cambio de la vocación agrícola de sus moradores por el voraz extractivismo minero de las multinacionales y el descontrolado aumento de proyectos hoteleros y turísticos, todo lo cual sucede bajo la mirada indulgente y en ocasiones con la complicidad de las autoridades encargadas de velar por los intereses del país y de sus habitantes.

Al examinar el grave peligro que se cierne sobre este gran macizo montañoso que se erige a la orilla del mar Caribe y que constituye una de las regiones más ecodiversas del mundo, y al constatar que buena parte de sus males son el resultado de la desastrosa política económica desarrollada por el Gobierno de Santos bajo el modelo neoliberal, los participantes en este Primer Encuentro Departamental por la Defensa de la Sierra Nevada de Santa Marta concluyeron en la necesidad de crear el más amplio frente de organizaciones y personas que en los tres departamentos del área de influencia de la Sierra estén dispuestas a dar la batalla por defender esta Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad, y organizar las acciones que sean necesarias en la concreción de este objetivo.
Para adelantar esta tarea de enorme significación e importancia para la Región Caribe y para el país, se acordó crear el Comité por la Defensa de la Eco-Región del Magdalena, integrado por los asistentes a este Primer Encuentro departamental, dejando las puertas abiertas para acoger a todas aquellas personas y organizaciones que deseen participar en esta lucha, y adoptando como tarea inmediata la coordinación con los comités que con este mismo propósito existen en los departamentos vecinos de La Guajira y Cesar.
Comité por la Defensa de la Eco-Región del Magdalena

Angel Manjarrés, María José Navarro, Aníbal Pérez, Vanessa Gocks, Orangel Noriega, Mario Andrés Quintero, Sebastián Peláez, Franz Flórez, Álvaro Morales, Elías Doria, Erik Méndez, Wendy Orozco, Omar Sierra, Michelle Bedoya, Luis Ángel Riascos, Jesús Bornacelly, Saín Barros, Andrés Camilo Montes, William Reyes, Julián Juncan.   

5/04/2017

Discusion sobre la problemática económica, social, ambiental de la Sierra Nevada de Santa Marta.


Los invitamos, para mañana viernes 4 de mayo, a partir de las 9: 00 a.m. a una reunión de discusión sobre la problemática económica, social, ambiental de la Sierra Nevada de Santa Marta. Se está organizando un Movimiento de Defensa de la Sierra, con organizaciones sociales, indígenas, con sindicatos, con académicos e investigadores, periodistas y todo aquel que esté en defensa de este patrimonio de la humanidad.
La reunión es en la Oraloteca de la Universidad del Magdalena, a las 9 a.m.
Los esperamos

5/02/2017

LOS GUAJIROS EXIGEN A SANTOS EL RESPETO AL DERECHO A PARTICIPAR EN LAS DECISIONES SOBRE LOS MEGAPROYECTOS MINEROS E HIDROCARBURIFEROS EN SUS TERRITORIOS.



LOS GUAJIROS EXIGEN A SANTOS EL RESPETO AL DERECHO A PARTICIPAR EN LAS DECISIONES SOBRE LOS MEGAPROYECTOS MINEROS E HIDROCARBURIFEROS EN SUS TERRITORIOS.

Las organizaciones, dirigentes y autoridades tradicionales de comunidades wayuu del sur, centro y norte de La Guajira abajo firmantes, reunidos en la comunidad de la Horqueta, municipio de Albania La Guajira, los días 28 y 29 de abril de 2017 expresamos a la opinión pública departamental, nacional y mundial nuestro rechazo a las políticas del gobierno Nacional y a la presencia de multinacionales en nuestro territorio, que solo vienen a despojarnos de nuestras riqueza. De igual manera, respaldamos  la lucha de las comunidades de la Horqueta en defensa del arroyo Bruno, al magisterio del departamento en su lucha por el derecho a la educación pública así como también la lucha de los charqueros de Manaure por el derecho a  explotar la salina que tradicionalmente les ha pertenecido y hoy el gobierno nacional ha entregado a la multinacional BigGroup.
La Guajira se debate en la peor crisis de su historia como consecuencia de la aplicación en Colombia del modelo extractivista que la especializo  como nación exportadora de productos minero energético desde los comienzos del siglo XXI.
El departamento es una de las zonas del país con mayores recursos minero energéticos al poseer 3.720 millones de toneladas de carbón, que representan el 56,6% de las reservas nacionales; su cuenca gasífera equivale al 35% de las reservas nacionales; produce 560 MW de energía eléctrica; además tiene un potencial para generación de energía eólica de 21.000 MW, el doble de las necesidades nacionales, tiene las mayores potencialidades del país para producir energía solar y  tiene  la mina de sal marina más grande de Colombia. La gran mineria ha ejercido un efecto muy marginal en el crecimiento de la economía Guajira, ya que es una actividad con alta composición de capital y baja capacidad de generación de empleo con escasa inversión en actividades colaterales en los municipios, a lo anterior, se adiciona la exclusión del pago de impuestos directos de las empresas al departamento y los municipios y la centralización y recorte del monto de las regalías ha llevado a una gran fragilidad fiscal al departamento y municipios minero.  

El extractivismo en el departamento produjo el cambio en el uso de la tierras agropecuaria por el  uso minero cuya secuela inmediata fue  la pérdida de la soberanía alimentaria situacion que lo ubica en el primer lugar de desnutrición global y la muerte  por física hambre de más 5000 niños en los últimos 8 años.
El rio Ranchería es el más importante del departamento, pero, es un rio muy frágil  comparado con el resto de ríos del país. No obstante, la gran mineria del Cerrejon  ha contaminado las fuentes de agua, los suelos y el aire con metales pesados y substancias químicas; a sus afluentes como los arroyos Tabaco y Aguas Blancas les modificaron sus cauces y más de 10 arroyos  tributarios del Rio han desaparecido por la acción de esta minería. Hoy en complicidad con el gobierno de Santos pretende modificar el curso de arroyo Bruno, uno de los afluentes principales del Ranchería.
Hoy existen en concesión minera en poder de multinacionales 172.000 has, pero hay solicitud para  concesionar 653.000 de otorgarse estas solicitudes el área concesionada serian de 825.000 has, lo que significaría que el 40% de la extensión territorial estaría en poder de las multinacionales mineras. Lo que indica que habran mas desplazamientos de pobladores que se sumaran  los más de 20.000 guajiros desplazados por Cerrejon.
El gobierno de Santos, uno de los gobiernos más corruptos en la anales nacionales, pretextando luchar contra la corrupción en La Guajira y a la usanza de los sátrapas intervine el departamento con el unico objetivo de restringir   la participación ciudadana para centralizar la toma de decisiones sobre proyectos extractivos. Los guajiros demandamos de Santos  el respeto al derecho a participar en las decisiones sobre los megaproyectos mineros e hidrocarburiferos y energías alternativas en sus territorios.
Por lo anterior, tomamos la decisión de unificarnos con el Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira y  hacer un llamado a las autoridades tradicionales y organizaciones wayuu y al pueblo guajiro en general a organizar y respaldar un paro cívico departamental indefinido para que el gobierno del presidente Santos, respete la participación de las comunidades locales, la autonomía territorial y el derecho a decidir sobre  la explotación de sus recursos naturales no renovables.
1.     Pitulumaana 1,
2.     Pitulumaana 2,
3.     La Horqueta,
Tamaquito 2, 
4.     San Vicente,
5.     Jiirawaikat,  
6.     La  horqueta 1,
7.      Botoinchon,
8.      O*uisinaluu,
9.     Panchomaana,
10.                       Kasischon,
11.                      Katzaliamaana,
12.                      Matentamaana,
13.                      Caicemaapa,
14.                      La Ceiba,
15.                      Piedra Amarilla,
16.                      Kutimpa,
17.                      Resguardo Zaino,
18.                      kasischon (uribia),
19.                      Piouleka, Siimaana,

ORGANIZACIONES
Destino Nativo,
 Nación Wayuu,
Juventud de ONIC.
Comunidad charito
Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira.
Comité comunitario de Matitas
Centro de Estudios del Carbón
Colectivo de comunicaciones del resguardo indígena de Zahino.
Organización Colombiana de Estudiantes.


4/30/2017

UN LLAMADO A PARO CÍVICO DEPARTAMENTAL POR LA DIGNIDAD Y EL RESPETO AL TERRITORIO GUAJIRO Y CONTRA EL GOBIERNO DE SANTOS Y SU MODELO EXTRACTIVISTA





UN LLAMADO A PARO CÍVICO DEPARTAMENTAL POR LA DIGNIDAD Y EL RESPETO AL TERRITORIO GUAJIRO  Y CONTRA EL GOBIERNO DE SANTOS Y SU MODELO EXTRACTIVISTA
En la comunidad de la Horqueta del municipio de Albania, La Guajira, Colombia durante los días 27 y 28 de abril se realizó el taller sobre los Impactos sociales, ambientales y culturales dejados por la gran minería del carbón del Cerrejon convocado por el Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira con una asistencia de 200 delegados entre los que se encontraban  autoridades tradicionales y líderes de comunidades wayuu del sur, centro y norte del departamento, con una asistencia de 200 personas. 


Los asistentes brindaron respaldo y se vinculan a la lucha de la comunidad de la Horqueta en defensa del arroyo Bruno para que las multinacionales del Cerrejon no lo desvíen.

En la mañana de hoy 28 un grupo de asistentes marcharon las autoridades tradicionales recorrieron más de tres kilómetros hasta el cauce del arroyo Bruno como símbolo de posesión del territorio y del arroyo por parte de sus dueños ancestrales, el evento termino con una declaración publica donde se hace un llamado a los diferentes sectores sociales del departamento para organizar un paro cívico departamental por la dignidad y el respeto del territorio guajiro contra el gobierno de Juan Manuel Santos y su modelo extractivista.



3/29/2017


INVITACIÓN A REUNIÓN URGENTE DE LÍDERES Y  ORGANIZACIONES SOCIALES, ÉTNICAS, CÍVICAS Y POLÍTICAS DE LA GUAJIRA
Fraternales saludos:
La entrega a multinacionales de nuestros recursos minero como el gas, el carbón, energía eólica, la sal de Manaure; las privatizaciones del sector salud, los servicios públicos domiciliarios y la educación;  el recorte del gasto público; la y la tercerización laboral, acompañada de una profunda corrupción y desinstitucionalización política e institucional han llevado a La Guajira a  este callejón sin salida. Hoy esta situacion se agudiza con la intervención del gobierno nacional y los paros del magisterio y de las madres comunitarias.
Dado lo anterior, el Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira, se permite invitarle a una reunión mañana 30 de marzo en  las instalaciones del Liceo Padilla de Riohacha, a partir de las 4:00 p. m, con el fin de analizar de conjunto esta situacion y diseñar un plan de trabajo  unitario que nos lleve a superar este estado de cosas calamitosas para nuestro pueblo-
Atentamente,
Felipe Rodriguez R
Presidente.


3/26/2017

El oro o el paraíso




El oro o el paraíso


Por: Héctor Abad Faciolince
Con el oro podría escribirse uno de los capítulos más alucinantes de la interminable historia de la estupidez humana. Básicamente, el oro es un metal inútil. Resistente, brillante, sin duda, pero salvo una corona en las muelas, algunas cantidades mínimas en microcircuitos, y joyas que en realidad solo tienen la función de hacer alarde de riqueza, el oro no sirve para ningún otro fin que para ser atesorado en las cavas gigantescas de los bancos centrales del mundo. Si fuera útil de verdad, lo sacarían de allí y lo usarían en algo, pero pasa la vida guardado en lingotes apilados que duermen protegidos en bóvedas blindadas, secretas, custodiadas. Su valor no es real, sino simbólico.
La mayoría de los países ricos tienen grandes reservas en este metal. Estados Unidos, ocho mil toneladas; Alemania, tres mil; Italia y Francia, dos mil quinientas cada una; Rusia, mil seiscientas; Suiza, mil toneladas. Algunos pocos países sensatos han vendido sus reservas en oro y han invertido lo recaudado en cosas más importantes, útiles y rentables. Pero la gente de a pie se parece a los países. Si hablamos de joyas, solo en Estados Unidos hay 83 mil toneladas de oro repartidas en cuellos, dedos, muñecas, pechos, pero sobre todo en cajas fuertes y escondites. ¿Para qué? Para nada, o para sentir una especie de seguridad ilusoria. Mucha gente se muere sin revelar dónde guarda su oro, y se lleva a la tumba el secreto de esta loca pasión humana que no ha traído más que muertos, guerras, saqueos, robos, destrucción, crímenes ecológicos, genocidios.
Yo he escrito con amor y con pasión sobre un paisaje situado en una zona áspera y agreste, pero extraordinaria: el paraíso campesino, agrícola, ecológico, boscoso, montañoso, paramuno del Suroeste antioqueño. Es un territorio de gran belleza, que mis antepasados me enseñaron a querer y a proteger. Allí, escondida entre las peñas de Támesis, Tarso y Jericó, hay una finca y una región más o menos real y más o menos soñada que yo quise reconstruir en una novela: La Oculta. Sobre esas mismas veredas y caminos escribió con gran propiedad y acierto Manuel Mejía Vallejo. Esa tierra sigue siendo nosotros, como habría dicho él.
Pues bien, olfateando con sus voraces narices el oro y el moro, o tal vez el cobre o el níquel o la plata, o vaya a saber qué otros metales y minerales preciosos o semipreciosos, una empresa multinacional (de capital canadiense, surafricano y norteamericano, en su mayoría) de muy dudosa reputación aquí y en otros países del mundo, la Anglogold Ashanti, viene haciendo, casi en sordina y como sin querer queriendo, exploraciones en este amplio territorio al occidente del río Cauca. A esta empresa minera, en una apertura de patas vergonzosa por parte del Estado colombiano, en años recientes le fueron otorgadas más de 8 millones de hectáreas para exploración, y un área no definida, pero enorme, de títulos mineros. Estos están incluso en páramos, en parques nacionales, en lagunas, humedales y hontanares de agua, en reservas forestales que tienen delicados ecosistemas donde crecen plantas y animales únicos. Pero los indicios de oro para estas empresas son como el olor de la sangre para los tiburones.
No estoy en contra de todo tipo de minería. Uso computador, tengo reloj, tengo carro y bicicleta, y para todos estos objetos se requiere sacar de la tierra hierro, aluminio, cobre, litio, e incluso algo de oro (aunque con el que ya hay sacado habría oro de sobra hasta el final de los tiempos). Pero la vocación de ciertos territorios únicos no es la minería. Hay lugares en los que la riqueza del paisaje, de la fauna y la flora es infinitamente más valiosa que el oro. El Suroeste antioqueño es una fábrica de agua, de pájaros, de nubes, de increíble belleza para todos los sentidos. Incluso económicamente, su gran riqueza es y será esa: deleitar. No vamos a permitir de brazos cruzados que los tiburones de la codicia nos destruyan, pintándonos pajaritos de oro, el paraíso.